Seleccionar página

Todos hemos estado ahí, frente a un sitio web esa entrada a editar: Hola, mundo! ¿Qué hacer ahora? ¿Por dónde empezar? Ante todo, a no desesperar: la hoja en blanco es siempre una amenaza, pero también es una oportunidad de, sobre todo, ponernos creativos, pensar nuevas ideas y tratar de transmitir algo al mundo. Nuestro sitio web nos da esa oportunidad única de tener un espacio en Internet que sea nuestra propiedad, es el espacio libre de algoritmos o censuras, en donde todos los datos que pongamos serán de nuestra propiedad y donde tenemos la libertad de expresarnos como queremos. Por eso, un sitio propio, con nuestro propio dominio, es fundamental. En este artículo repasaremos algunas de las claves a tener en cuenta para que nuestra página en la web nos represente tal cual como somos y nos abra una ventana al mundo con la que podemos interactuar con los demás.

Sin más preámbulos, veamos algunas de las características que nuestro sitio debería tener para ser lo más auténtico y completo posible.

1. Mantener un blog y ser constante

Contenido, contenido, contenido. Esta es la más importante característica a tener en cuenta para tu sitio. Siempre debes tener un blog actualizado y en el que escribas con constancia. No debe tratarse únicamente de temas relacionados con tu actividad, sino que también puede incluir otros temas que te interesen o te parezcan atractivos. Es muy importante tratar de conocer a quién le estás hablando, y generar una comuncación fluida con esas personas a las que te diriges. Nunca vas a lograr interesarle a todo el mundo, eso lo debes tener claro de entrada. Probablemente le hables a una parte ínfima de la población, pero no importa: lo que importa es que sepas con quién estás conversando y, sobre todo, nunca subestimarlo. Internet está plagada de contenido basura, y cada vez es más difícil encontrar información relevante y que, además, haga algún aporte interesante o innovador. Es por eso que lo que tienes que procurar es un enfoque propio y único sobre los temas que tratas.

2. Prestar mucha atención al diseño

Una de las claves del diseño web es no sobrecargarlo. Siempre está la tentación de agregar al sitio más widgets, más plugins, más cositas, y si bien algunas tienen muy útiles funcionalidades, no siempre resultan de lo más efectivas. Un ejemplo clásico son los popups. ¿Quién no los odia? Creo que no conozco a nadie que disfrute de un popup que de repente aparece de la nada y te invita a suscribirte. Hay opciones más amigables, como los que aparecen en la esquina de la pantalla y no molestan a la lectura general del sitio.

La elección de los colores también juega un rol fundamental. Siempre conviene usar colores claros para el fondo y no abusar de las combinaciones: una paleta de tres colores puede dar resultados impecables, y así evitamos sobrecargar visualmente el sitio.

3. Siempre ofrecer una alternativa de contacto y ¡contestar los correos!

Una pestaña de contacto siempre debe estar presente, con acceso a un formulario de no muchas entradas (en general nombre, mail y mensaje bastan) para que las personas nos puedan contactar directamente. El mail es una de las herramientas web que nunca ha muerto y creo que nunca morirá. Claro que ahora las variables son muchas más, pero el mail siempre debe estar presente.

Muchas veces estamos tan atareados que se nos pasa algún correo, o no nos damos cuenta y dejamos pasar varios días sin contestar. Grave error!

4. Conectar con otros blogs y sitios similares

Los humanos somos seres gregarios y necesitamos estar en contante contacto con nuestros pares y colegas, discutir y formar parte de la conversación. Esto no quiere decir, claro, estar todo el tiempo pegados al móvil y participando de cuanta discusión se arme en redes sociales. Sobre todo para profesionales, estas redes tienen muchísimas ventajas si son bien utilizadas. Una de las tareas más importantes es realizar una buena tarea de curaduría y seguir solo aquellas cuentas que nos puedan aportar valor a nuestros timelines, ya sea en Twitter, Facebook, Instagram, etcétera. Una buena forma es usar las herramientas de búsqueda de cada red social para estar al tanto de qué temas seguir y quiénes son las personas con las que nos conviene interactuar. En nuestro sitio o nuestro blog, podemos llamar a otros participantes para interactuar, como así también incluir widgets en donde se vea toda nuestra actividad en redes sociales.

5. SEO

El SEO o Search Engine Optimization es una de las piezas clave de todo sitio web. Si bien es una actividad compleja y si queremos una optimización realmente infalibre debemos contratar a un profesional para ello, no debemos pasar de largo algunas variables fundamentales. Por ejemplo, cada vez que incluyamos una imagen en el sitio, es fundamental agregarle etiquetas Alt. Esto es muy simple en plataformas como WordPress o Joomla. También, es importante que nuestros artículos del blog estén bien escritos, sean coherentes y sobre todo, originales. Cualquier artículo que Google detecte como duplicado (es decir, copiado de otros sitios) puede jugar muy en contra de nuestro sitio web y afectar el ranking en los motores de búsqueda.

Mantener un sitio es una actividad que requiere paciencia, atención y sobre todo constancia. Si te parece que no tendrás el tiempo para prestar atención a cada detalle, tal vez sea buena idea delegar el trabajo a un profesional. En este espacio te podemos ayudar. Si estás interesado en asesoramiento, puedes escribirnos sin compromiso y allí estaremos para brindarte el mejor servicio posible.

 

Soy consultor y especialista en Comunicación y Estrategia digital para empresas y sociedades científicas sin fines de lucro. Trabajo en varias asociaciones cuyo objetivo es nuclear profesionales para la formación e investigación científica.